jueves, 8 de septiembre de 2011

Día del amigo con derecho


Llega el 30 de julio un día para festejar entre amigos,salir a tomar algo, contar la famosa anécdota de cómo tu mejor amigo se gano el apodo del pulpo y todos vuelven a reír aunque ya la hayan escuchado más de mil veces.

Pero que pasa, siempre nos queremos propasar un poco de nuestra amiga de años, todo gracias al mejor deshinibidor del mundo, el alcohol, tan pero tan tentadora puede ser esa mini que se puso para mostrar el fruto del gimnasio que hace que subamos lentamente y babosamente la mirada desde la uña del dedo gordo hasta el remarcado escote que nos deja un lindo aire de libertad, y si llegamos hasta ahí la mirada, del cuello para arriba suele no importar mucho una vez pasado el límite legal
de alcohol para manejar.

Es posible que seamos tan animales que tengamos que encarar a nuestra mejor amiga durante el festejo creado en honor a Roberto Carlos, la respuesta es simple, sí es posible.

Entra ese pensamiento salvaje que te dice “Tantas oportunidades que dejé escapar, hoy es la mía”, te acercás, le contás algo al oído y por poco no te convertís en un hisopo (cotonete es del viejazo) de tan cerca que estás a su tímpano, ella te escucha y pone su mano en tu muslo,medio que se te mueve algo, te acomodás y tu brazo la rodea suavemente por el perfil derecho si es que estás en su zurda, hasta te hacés el vivo dejando rozar tiernamente tu dedo índice por su piel de la zona pectoral, un desubicado de aquellos realmente, pobre de ella que tan buenita se produjo para otro hombre y vos tratando de sacar provecho.

Estás tan cegado por la calentura del momento que no te das cuenta que vas a arruinar una genial amistad y nunca más te vas a poder acercar al escote de dos patas -es así como la describís con los perros-.

Llegado el momento del baile, que nadie se le acerque, nada de canción de despedida, nada de abrazos grupales, solamente está en tu mente dejar en claro tus ganas de franeleo constante.

Ella que estuvo ahí cuando más lo necesitaste, o sea que estuvo ahí con la mini cuando tu novia se fue de viaje, o cuando se le escapó una gemela en la piscina cuando cortaste, así no viejo, no abuses de su generosa amistad.

¿Tanta es la necesidad de no estar solo durante cualquier tipo de festejo? Por lo menos antes encarabas a cualquier bagarto que capaz acababa de salir del baño con un poquito de aroma a vómito, pero nooooo, no te pudiste conformar con eso, tuviste que querer algo más que una linda amistad, quisiste un roce.

Tus probabilidades de lograr un roce con tu amiga es inversamente proporcional al porcentaje de sexyness y autoestima de la misma. A mayor cantidad de “uuuuuuuhhh” menos posibilidades de levante, pero si logra muchos “uuuuggghhhh” tus posibilidades
crecen. Es así de simple, nunca intentes levantar a una amiga linda, porque sabemos que no lo vas a lograr,en cambio si encarás a la amiga de la amiga sexy,tenés más posibilidades de levantar a la sexy en otro momento.

Me explico, como la sexy es de rechazar a los que la intentan levantar, no malgastes tu tiempo tratando de alcanzar su autoestima, comele a la amiga no tan linda y espera que la sexy baje sus expectativas para lograr tu cometido.

Aprovecharse de una amiga durante día de la amistad no es lo mío, ¿para qué? Tenés otros 364 días para quedar mal y tiene más glamour.

martes, 6 de septiembre de 2011

El mundo fue y será una porquería


Si si… es así gente, todos formamos parte de la porquería, este fabuloso mundo en el cual uno se tiene que cuidar la espalda de todos.

Amigos, compañeros de trabajos hasta la familia, todos son capaces de abrir la gran canilla, extender las manos y dejar caer el agua entre sus manos.

Últimamente mi espalda se encuentra como la de algún asesinado en toda la saga de Jason. Es muy fácil decir algo a alguien queriendo provocar la popular reacción en cadena, en especial en un país tan chico como el nuestro que cuando estornudás en la esquina, toda la manzana ya se entera.

Uso un ejemplo muy próximo en mi laburo, llego a ver como estaba un laburo y me entero que la persona que lo estaba realizando se quejó de mi persona diciendo que no le ayudé, que no le di consejos o formas en cómo resolver el trabajo, que no me interesó el laburo en sí, eso me lo dijo un superior frente a la que me había acuchillado sin razón, solamente para hacerme quedar mal, a esto lo llamo diversión en familia, genial che.

La hipocresía reina en nuestro mundo, un día sale un “Hola, que tal?” pasás de largo y en el murmullo se escucha un “pedazo de bosta de cabra”.

El mundo fue y será una porquería ya lo sé, en el quinientos seis y en el dos mil también. Tarde o temprano al mirarse en el espejo, capaz que noten que son realmente un muñequito de voodoo lleno de cuchillos.

video